Joints: «A los bares, ahora mismo, lo que les sale rentable es poner reggaeton en bucle para que la gente la consuma y se marche…»

El grupo indie Joints, compuesto por jóvenes promesas, nos brindó la oportunidad de conocerles y de acercarnos un poco más a la escena asturiana de la música alternativa.

¿Por qué escogisteis ese nombre para el grupo?

El nombre surgió en una época en la que estábamos buscando un nombre a propósito porque no teníamos ninguno, dado que el que teníamos era “Bad Boys” y era necesario cambiarlo. Se nos ocurrió “Joints” tras sacarlo de títulos como Smoke two joints de Sublime o Rip this joint de los Rolling. Sinceramente, nos decimos por él porque nos gustaba cómo sonaba, no por ningún significado. Más adelante conocimos a un tipo inglés que nos explicó que tenía una connotación musical (parte de canción) y eso nos ayudó a decidirnos. Hubo una vez que nos llamamos “Zar” porque íbamos a telonear a un grupo heavy y queríamos parecer “más duros” pero quedó aparcado rápidamente dado que no pegaba con nuestro estilo.

La gente que conoce el grupo bromea llamándonos “Los porros” y nosotros a modo de broma en cada publicación del grupo, ponemos el hashtag #jointsisnotblunts.

¿Cómo surge el grupo?

G: Fer y yo nos conocíamos cuando él iba a cuarto de la ESO y coincidíamos en un curso de música. Desde entonces alguna vez nos llamamos para tocar juntos pero solo nos conocíamos de vista, no intimábamos demasiado.

En cambio, Fabián y yo nos conocemos de siempre y empezamos a tocar nosotros dos juntos. Cuando pensamos en llevarlo un poco más en serio pensé en llamar a Fer. Lo curioso es que se lo dije de fiesta y al día siguiente le hablé para saber si se acordaba porque parecía que iba muy borracho.

¿Cómo definiríais vuestro estilo?

Es una especie de rock alternativo o indie. Nuestro estilo es muy fresco, se podría definir como “funky-surfer-hippie”.

Si os tuviéseis que asemejar a un grupo, ¿cuál sería?

Nos gustaría decir que los Beatles pero… Creemos que mejor los Red Hot Chili Peppers porque primero fueron funky y luego algo más alternativos. Puede que también un poco de los Arctic Monkeys o Black Keys.

Gregorio Colao (bajo) y Fabián Fernández (batería) en su último concierto en San Mateo

¿Tenéis una musa?

Lo que nos motiva a componer son las prisas. En San Mateo tocamos en la Plaza Feijoo y teníamos que rellenar media hora de canciones propias y solo teníamos tres. Una tuvimos que hacerla la semana antes deprisa y corriendo.

El problema que tenemos es que nos pasamos demasiado tiempo componiendo y pensando las cosas y a la hora de la verdad nos llega un concierto y necesitamos canciones nuevas, ahí surge la inspiración.

Habladnos un poco de los temas que tenéis colgados en internet.

F: De momento solo tenemos tres temas colgados aunque tenemos muchos más. Por orden de composición el primero sería Get me there, tiene un rollito funky y la compuse con 18 años, habla básicamente sobre sexo. La melodía la compusieron Fabián y Gregor y les pasó algo así como a los Guns n’ roses con Sweet child o’ mine, el riff de esa canción era el que utilizaba Slash para ensayar. El riff de este tema era el que usaba Gregor para practicar el slap.

Breathe en cambio es la más melosa que tenemos, la más romanticona. Es el tema que más gusta a la gente. La letra va sobre lo que cambia la gente y nos basamos un poco en las letras de Radiohead.

Y luego, Cherry Flavoured va un poco sobre el sabor del carmín que llevaba una chica que me gustaba, también es romanticona pero un poco menos que Breathe.

¿Nunca cantáis en español?

No solemos aunque una vez tocamos Romero el Madero de Ska p porque el bolo era justo después de una charla de las Juventudes Comunistas y nos vimos un poco obligados a tocar ese tema porque la gente lo estaba esperando. Lo máximo que hemos llegado a tocar son Los Suaves y Ska p pero nuestros temas son siempre en inglés porque nos parece que transmite mucho más y es más internacional.

¿Se puede vivir de la música? ¿El sueño se hace realidad?

Ahora mismo no, hay una cantidad enorme de músicos y bandas ya solo en Asturias. A día de hoy, a menos que seas “hijo de”, tengas pasta o seas Taburete, es muy difícil salir adelante en el mundo de la música.

A los bares, ahora mismo, lo que les sale rentable es poner reggaeton en bucle para que la gente la consuma y se marche, no necesitan gastarse dinero en un grupo nuevo. Hay muy poca gente dispuesta a ello.

Al principio era muy difícil, cuando teníamos el grupo recién formado no sabíamos adónde ir.

El sueño se puede cumplir, por supuesto, pero hay que intentarlo y es complicado.

Fernando Mejía (guitarra y voz del grupo) en el mismo concierto en la Plaza Feijoo

¿Influye que seáis “de pueblo” en el panorama musical? ¿Sois los típicos a las que las señoras miran raro por la calle?

Suponemos que nos miran raro hasta los de nuestra edad. La escena de Pola de Siero está un poco desierta, sólo existe otro grupo aparte del nuestro que toca versiones de rock & roll. Aunque nos apoyan de cierta manera, a los señores mayores de Pola les gusta que la gente joven se mueva. Dicen: “Eh, mira qué monos estos chicos que están tocando”.

Suponemos que si tocásemos metal, por ejemplo, nos mirarían con otra cara… Pero de momento nadie nos ha echado a pedradas de ningún sitio.

¿Se liga siendo músico?

Creemos que no es lo esencial, a veces puede ayudar en cierta manera pero si no eres buena persona o guapo, da igual que toques que no.

Hemos oído que estáis trabajando en una canción sobre un incidente que os sucedió este año, ¿nos podéis hablar un poco de él?

La historia empieza con que un grupo de rock tocaba en un bar punky de Pola, la gente que lo concurría iba hasta las cejas y el ambiente estaba muy cargado. En un momento dado, había tanto barullo que salimos afuera a hablar y mientras estábamos hablando salió un tío del local a mear al lado de donde estábamos sentados y entablamos una conversación un tanto surrealista con él, dado que el tipo iba hasta el culo. Y en algún momento de la conversación nos preguntó que cuántos años teníamos y uno de nosotros le respondió: “Tengo 30, podría ser tu padre”. Y al tipo por lo visto le molestó (no sabíamos que su padre estaba muerto, lo habíamos dicho totalmente de broma). El caso es que el tío vino a pegar a Gregor y Fer puso la cara en medio y se llevó la hostia.

La letra trata un poco de la historia esta un poco absurda que nos tocó vivir.

¿Tenéis algún concierto próximamente para que podamos ver a los Joints en acción?

Sí, por el momento tenemos tres fechas cerradas. Tocaremos en el Nuevo Savoy de Gijón el 30 de este mismo mes a las 23:00h junto a una banda de thrash llamada Tyrant, el 5 de diciembre en la Lata de Zinc de Oviedo a las 21:00h junto a Together Pangea y Carisma y finalmente el 7 de diciembre en la taberna El Cuevano en Pola de Siero a las 22:30h. ¡Esperamos veros allí a todos!

Más info: Página de los Joints en Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s