Freddie Mercury, el espectáculo que continúa

Hace veintiséis años moría uno de los artistas más importantes en la historia del rock, debido a una fatal combinación de neumonía bronquial y síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). De bigote inconfundible, vestuarios tan excéntricos como sorprendentes, y una voz inigualable, la figura de Freddie Mercury sigue siendo hoy en día un icono en el mundo de la música.

A pesar de que alcanzó fama mundial a partir de los setenta, con el nacimiento de la banda Queen, su origen se encuentra en lugares más lejanos.

Su nombre de pila era Frarrokh Bulsara y nació en Zanzíbar, actual Tanzania. Tras un tiempo estudiando en la India, regresó a su país natal.  En 1964, sin embargo, se produce la Revolución de Zanzíbar y se traslada con su familia a Inglaterra. Por aquel entonces, estudiaba Arte y Diseño Gráfico y formaba parte de una banda llamada Wreckage. Poco podíamos imaginar acerca de lo mucho que iba a cambiar su vida en pocos años.

Queen nace en 1970 con Freddie como vocalista, Bryan May y Royer Taylor, antiguos integrantes de la banda Smile, como guitarra y batería respectivamente, e, incorporándose un año más tarde, John Deacon con el bajo.

En 1975 se produce un gigantesco salto a la fama a través del tema Bohemian Rhapsody. No obstante, no fueron pocas las pegas en un principio, pues se trata de una canción con una longitud poco usual y un contraste muy significativo entre sus cambios de ritmo. Parecía difícil imaginar cómo juntar un coro inicial y un tono de balada con piano, darle cierta reminiscencia de ópera y finalizar con un claro estilo rock en el que la guitarra eléctrica y la batería recuperan el protagonismo, iba de alguna manera, a resultar comercial e invadir las listas británicas. Y aun contra todo pronóstico, lo consigue, convirtiéndose en un éxito.

Todos tenemos claro que Queen fue una banda de rock legendaria pero, ¿qué la hizo especial? ¿Qué marca su trascendencia hasta nuestros días?

En mi opinión, se trata de la importancia de la puesta de escena. Supone una concepción musical más allá de lo meramente auditivo, que busca el estímulo del resto de los sentidos. Se necesita el espectáculo para causar ese efecto tan singular que no podría ser posible de no ser por las aptitudes escénicas de los artistas. Y es que no es casualidad que Freddie acabase participando en musicales como Time con Dave Clark o grabando junto a la célebre cantante de ópera Monserrat Caballé el tema Barcelona. La repercusión que tuvieron el ballet, la ópera y el teatro en su trayectoria es de gran importancia.

El toque de teatralidad de los directos, combinado con un cuidado juego de luces, una puesta en escena que tan pronto divertía al público con un solo de guitarra de Brian May, o a ritmo de Radio Gaga como le emocionaba cantando a coro Love of my life. A esto le sumamos los cambios de vestuario, los ritmos cambiantes y el sonido de guitarras superpuestas y ponemos como guinda la voz de este artista, absolutamente inimitable. Uno de sus directos más famosos fue el concierto de Wembley en 1986.

La banda alcanzó una fama mundial en los setenta y los ochenta, y se ha extendido hasta nuestros días. No solo desarrollaron un trabajo conjunto, sino que cada uno de sus integrantes se cultivó como artista por separado, además de proyectos con otros artistas. En 1981, la banda compuso el tema Under Pressure junto a David Bowie para el álbum de Queen, Hot Space, que se publicaría un año más tarde.

I want to break free, tema lanzado en 1984, seguramente tenga uno de los videoclips más controvertidos y famosos de aquellos años. En él aparecen los artistas vestidos de mujer, lo cual supuso una auténtica revolución sexual, una libertad que defendía abiertamente transexualidad, bisexualidad y homosexualidad en una sociedad que aún no se encontraba a gusto con aquellos términos. El vídeo fue censurado en la MTV de Estados Unidos.

La figura de Freddie Mercury no estuvo exenta de polémica, especialmente en lo referente a su gusto por las drogas y a su orientación sexual. Su muerte tuvo una repercusión especialmente sonada, pues falleció tan solo un día después de anunciar públicamente que padecía sida.

No cualquier cantante es capaz de hacer arte más allá de una canción, de concederse a sí mismo la condición de artista. Pero sin duda, un día como hoy, dijimos adiós a un músico que hizo verdadera historia del rock. Que continúe el espectáculo, las ganas de hacer rock, hacer música, hacer arte.

Al fin y al cabo, tal y como decía la canción, ¿quién quiere vivir para siempre?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s